10:10 hs
miércoles 05 de octubre de 2022
23°C 73 %
Nacionales
22 de septiembre de 2022
La acusación contra “Teto” Medina: captar víctimas para una falsa clínica para adictos y esclavizarlos
La organización La Razón de Vivir posaba como una comunidad terapéutica para rehabilitar personas dependientes a las drogas. Está acusado de asociación ilícita y reducción a la servidumbre. El fiscal Daniel Ichazo investiga el caso
Marcelo Medina, “El Teto”, fue detenido hoy por la Policía Federal en su departamento de la calle Cabello en Recoleta tras una investigación del fiscal Daniel Ichazo, acusado de los delitos de asociación ilícita y reducción a la servidumbre. Se lo investiga por emplear su fama y perfil mediático para captar víctimas para la organización La Razón de Vivir, que opera en la zona de Berazategui y Florencio Varela.
 
En el exterior, La Razón de Vivir funcionaba como una comunidad terapéutica para la recuperación de adictos. El fiscal Ichazo recibió denuncias que detallan que dentro de la comunidad, organizada en diversas quintas, los adictos eran esclavizados, puestos a trabajar en construcción, panadería o fabricación de muebles, o directamente enviados a mendigar mientras vivían en condiciones infrahumanas, en ranchos y casillas. Para la Justicia, es una organización netamente coercitiva, “lo mismo que una secta”, afirma una alta fuente en el expediente.
 
El traslado del teto medina

Hay otros 16 imputados, entre ellos policías que operaban fuera de los funciones como personal de seguridad para capturar adictos que se fugaban del lugar. También se investigan a supuestas falsas psicólogas que operaban para la organización sin título habilitante alguno. Hubo más de 20 allanamientos en Capital Federal, el Conurbano bonaerense y la provincia de Córdoba, principalmente realizados por la Policía Bonaerense. Se estima que habría, al menos, 200 víctimas.
 
El teléfono de Medina fue intervenido, con escuchas que lo comprometen. En ellas, según confirmaron fuentes del expediente a Infobae, pide dinero como comisión por las víctimas que capta. Cada víctima podía pagar, al menos, 40 mil pesos.

La actividad de junto a la organización y su líder, Néstor Ezequiel Zelaya, también investigado en la causa, está ampliamente documentada. Su última presentación en conjunto sobre “consumos problemáticos” fue anunciada para el 6 de agosto último en la Municipalidad de Concordia, Entre Ríos. La información para difundir el evento indicaba que Medina era un “operador socioterapéutico en adicciones” “tras su rehabilitación”. Realizó un video junto a Zelaya para el evento, donde habla, irónicamente de “dar una mano”. De acuerdo al Boletín Oficial local, la charla fue declarada “de interés municipal”, por el Concejo Deliberante.
 
Hubo otras actividades de reclutamiento a lo largo del país, también bajo el patrocinio o vinculadas a municipalidades locales. Se presentaron, por ejemplo, en Villa María, en septiembre de 2021. También visitaron Casilda, al sur de Santa Fe, donde se presentaron en programas de radio para dar su discurso y luego dar una charla en un templo evangélico. “Lo que nosotros queremos es que esto se naturalice. Tener una adicción es un drama, pero hay muchas herramientas para salir. No tenemos que asustar a nadie”, destacó Medina a una radio local.
 
Su presentación institucional indicaba que La Razón de Vivir era “una comunidad terapéutica creada para brindar una solución y un servicio eficaz a aquellos jóvenes y adultos que padecen diversas problemáticas relacionadas al consumo problemático”. “En la actualidad hay más de 100 chicos en tratamientos. Y un equipo de 15 profesionales”, continúa el texto, que detalla sucursales también en la provincia de Santa Fe, con un supuesto amplio staff de profesionales.

Zelaya, de 34 años, con domicilio en Sarandí, está registrado en el rubro de “servicios de atención a personas con problemas de salud mental o de adicciones, con alojamiento” y conformó la SRL en torno a La Razón de Vivir en marzo de 2019 junto a dos de los imputados en la causa. La SRL no tiene cuentas bancarias vinculadas, ni siquiera un número de CUIT.
 
En su pedido de arresto, el fiscal Ichazo le da un particular peso a Zelaya en la mecánica esclavista de las quintas, incluido el “sistema de castigos” y el control de prohibición de salidas.
Fuente:

Autor: