Nacionales
PASO 2019
13 de agosto de 2019
Proyecciones en Cámara de Diputados y Senadores si se repiten resultados en octubre
De repetirse los resultados de las PASO en la elección general del 27 de octubre, el Frente de Todos podría a partir del 2020 articular un interbloque que excedería con creces el actual Frente para la Victoria-PJ, mientras que Juntos por el Cambio también podría ampliar o al menos conservar el tamaño de su bancada, pese a la magra cosecha electoral de este domingo.
De esta manera, se configuraría un Congreso aún más polarizado que el actual, sin espacio para terceras fuerzas con volumen significativo.
 
 
 
El Frente para la Victoria tiene en la actualidad 65 bancas, pero ese número se ampliaría con el formato del Frente de Todos porque además de los diputados que renovarán en las distintas provincias, incorporaría a otros que no estaban en el ecosistema kirchnerista y que tienen mandato hasta 2021 como Felipe Solá y los massistas Ignacio de Mendiguren y Mirta Tundis.
 
 
 
También los diputados del bloque Justicialista que en la recta final de la campaña anticiparon su apoyo a Alberto Fernández como los entrerrianos Juan José Bahillo y Mayda Cresto, los tucumanos Pablo Yedlin y Gladys Medina, los chaqueños Elda Pertile y Juan Mosqueda, los jujeños José Luis Martiarena y Carolina Moisés, el sanjuanino Walberto Allende y los pamepanos Melina Delú Ariel Rauschenberger y el riojano Danilo Flores.
 

Juntos por el Cambio, pese a que el resultado fue muy por debajo de las expectativas, también podría crecer en Diputados, ya que sólo pone en juego 45 de las 107 bancas que posee.
 
 
 
Dentro del interbloque oficialista, la UCR es la bancada que pegará el mayor salto, dado que apenas arriesgaba 15 de sus 29 bancas.
 

Además, anexará la banca que deja Martín Lousteau, que participa como candidato a senador, y la de Carla Carrizo, también perteneciente a Evolución Radical.
 
 
 
El kirchnerismo puro sufrirá bajas importantes, y eso se debe a dos factores: por un lado, debe renovar 38 de sus 65 bancas, un porcentaje muy alto; y por el otro, al hecho de que la ampliación del frente obligó a ceder espacios en las listas a sectores que no formaban parte del Frente para la Victoria.
 
 
 
Algunos de los que se despiden son Axel Kicillof, que aspira a convertirse en gobernador bonaerense; Julio De Vido (actualmente suspendido y en prisión); Mayra Mendoza (candidata a intendenta de Quilmes); Fernanda Raverta (candidata a jefa comunal de Mar del Plata); y Nilda Garré.
 
 
 
De La Cámpora renovarán Luana Volnovich, Máximo Kirchner, Andrés "Cuervo" Larroque, Eduardo "Wado" de Pedro, y se sumará a la tropa Florencia Lampreabe.
 
 
 
Otras figuras del Frente de Todos que continuarán, de reproducirse los guarismos de las PASO, son Facundo Moyano, Victoria Donda, Leonardo Grosso y Cecilia Moreau, y el que volverá será Sergio Massa, a quien le prometieron la presidencia de la Cámara baja si Fernández es electo presidente.
 
 
También se sumarán a la Cámara baja, desde la Ciudad de Buenos Aires, Fernando "Pino" Solanas e Itai Hagman, quien fue incluido en la lista de la mano de Juan Grabois.
 
 
El interbloque Argentina Federal, de 33 miembros, quedó prácticamente condenado a la extinción, ya que la mayoría de los gobernadores peronistas, luego de amagar con jugar por afuera del kirchnerismo, terminaron plegándose a la estrategia electoral de Cristina Kirchner, por lo que los diputados que responden a esos liderazos muy probablemente terminen dentro del diseño parlamentario del Frente de Todos.
 
 
 
Los que seguirán lejos de la órbita K serán los diputados que en estas elecciones fueron candidatos de Consenso Federal, como Graciela Camaño y Marco Lavagna: ambos fueron piezas claves del Frente Renovador y si renuevan su mandato, como se prevé, se reciclarán en un bloque más pequeño referenciado en Roberto Lavagna.
 
 
 
Diego Bossio es otro de los nombres de peso del bloque Justicialista que ya no estará en el Congreso a partir del recambio legislativo.
 
 
 
La izquierda no tuvo la elección que esperaba y luchará para asegurarse la banca de Myriam Bregman por la Capital, quien quedó cerca del umbral tomando los porcentajes de las PASO, y Néstor Pitrola en provincia.
 
 
 
SENADO
 

La Ciudad de Buenos Aires fue el único distrito en el que ganó el oficialismo para la elección para senadores nacionales.
 
 
 
En los otros 7 festejó Alberto Fernández. Ganó en 6 y en Santiago del Estero quedó detrás de la boleta corta del gobernador Gerardo Zamora, uno de sus aliados, lo que le aseguraría tres votos en diciembre, cuando podría llegar a la mayoría simple y afianzarla con partidos provinciales, siempre dispuestos a ayudar al Gobierno de turno.
 
 
El Frente Todos dio algunos batacazos como en Neuquén, donde superó a Juntos por el Cambio y dejó en un tercer lugar al Movimiento Popular Neuquino (MPN). Y ganó sin contratiempos en Chaco (con la victoria en la interna de Jorge Capitanich contra el gobernador Domingo Peppo), Entre Ríos, Salta, Tierra del Fuego y Río Negro, donde dejó en un segundo lugar al frente local del gobernador Alberto Weretilneck.
 
 
El  y escalaría a 35, a dos del quórum, si se suman los actuales senadores del FpV-PJ, el bloque de Cristina Kirchner; y Argentina Federal, los justicialistas conducidos por Carlos Caserio.
 
 
 
No habría senadores del Movimiento Popular Neuquino (MPN) y mantendría su banca el salteño Juan Carlos Romero, pero con el PRO. Sin Macri en la Casa Rosada, no tardará en rearmar un monobloque. Empezaría otra época.
Fuente:

Autor:




















BUSCADOR AVANZADO