Interior
11 de febrero de 2016
Guaraníes de Tekoá Arandú denuncian robo de maderas nativas en su comunidad
En la comunidad mbya guaraní Tekoá Arandú, ubicada en Pozo Azul, hay preocupación por el reiterado robo de maderas nativas que está ocurriendo en las hectáreas que habitan. Por ese motivo, uno de los guaraníes, Martín Fernández decidió hacer la denuncia en la comisaría. "Hace unos veinte días comenzamos a recorrer el monte nuevamente porque teníamos algunas sospechas, y nos dimos cuenta que habían vuelto a sacar la madera. En realidad, llegamos a tiempo porque encontramos que cortaron y no llegaron a sacar los rollos como sucedió otras veces; pero estaban preparadas para sacarlas".
Hace un tiempo atrás la comunidad había hecho una denuncia similar; y la policía secuestró algunas herramientas como motosierras y moto de andar, "después de eso pararon durante un año y hace poco empezaron otra vez con los robos. Hicimos la denuncia y la madera que cortaron quedó en manos de nuestra comunidad. A partir de ahí comenzamos a trabajar, armamos un portón y queremos empezar a trabajar en conjunto para poder controlar el monte entre la Municipalidad, el Ministerio de Ecología y nosotros", indicó.

Fernández señaló que la denuncia en primera instancia se hizo en Pozo Azul; pero la comisaría trasladó la denuncia a Santiago de Liniers porque es la jurisdicción que corresponde. "Según la policía, el oficial que vino a la aldea nos dijo que lo único que pueden hacer es derivar el tema al Juzgado y entregar la madera a nuestra comunidad. Nos pidieron que custodiáramos la zona para ver a las personas que entran a robar, y a partir de ahí la policía empezaría a actuar y hacer algún tipo de procedimiento para que la denuncia recaiga sobre los ladrones de la madera".

El joven guaraní manifestó que el oficial de policía, le transmitió que ellos no pueden custodiar porque no cuentan con combustible para llegar hasta la comunidad. "El principal problema de la policía es la falta de combustible. Ellos están a disposición a cualquier día y hora; pero muchas veces no tienen combustible, y eso es responsabilidad de la Municipalidad de Santiago de Liniers, ese es el problema", dijo.

Los guaraníes esperan que se acerque hasta ellos, alguna autoridad tanto municipal como de Ecología, pero por ahora "no vinieron a vernos, solo estuvo la policía para inspeccionar y después para entregarnos los rollos de la madera nativa".

Está previsto, que el viernes 12 de febrero, la ministra de Derechos Humanos, Lilia "Tiki" Marchesini, visite la comunidad, y será una oportunidad para plantearle esa problemática, entre otras que les preocupa.
 
"No tenemos herramientas para controlar el monte"

Martín Fernández expresó que dentro de unos días habrá una celebración en la comunidad, y con ese motivo hicieron una invitación al Ministerio de Ecología y esperan que asista alguna autoridad para plantearle el problema. "Nosotros pensamos que para controlar el monte y recorrerlo, necesitamos algunas herramientas como botas, machetes, algunas carpas y una radio para comunicarnos.

Queremos hablar con los funcionarios y ver cómo y qué herramientas nos pueden ofrecer. No tenemos nada de eso, por ejemplo no pudimos terminar el portón de madera por falta de herramientas y de postes para poner los límites en los rombos".

Fernández agregó que necesitan conseguir algunos alimentos y medicamentos, porque "cuando estemos en el monte trabajando, necesitamos alimentarnos. El limite de la propiedad y los rombos en la comunidad siempre están bien marcados y cuidados; el problema es que hay que internarse en el monte, unos diez o doce kilómetros al fondo y para eso necesitamos elementos y recursos para los hombres que hagan el trabajo", explicó.
 
Si hay robo de madera falla el Municipio, Ecología y la Policía

El diputado Martin Sereno, del Partido Agrario y Social, que acompaña a los guaraníes, opinó que "el robo de maderas a las comunidades no es algo nuevo. Hace tres años estuvimos en Tekoá Arandú con igual problemática y convocamos intendente Miguel Dos Santos, que es el mismo que está ahora, para informarle sobre la gravedad del tema. Inclusive hubo amenazas de los madereros hacia los hermanos mbya guaraní, y eso es algo que no se resolvió, no se puso la actitud, ni los mecanismos necesarios para que esto no volviera a suceder".

Cuestionó que la policía local plantee falta de recursos, de que corresponde a otra comisaría, e inclusive "le pide a la comunidad que aporte el combustible para movilizarse y esto habla de un descuido total. Se trata de un destacamento prácticamente nuevo creado en Pozo Azul y no acuden en defensa de los pueblos originarios; es más, se sospecha que le avisan a los ladrones de madera para que puedan escapar y permanezcan impunes", remarcó.

El diputado Sereno reiteró que esta situación ocurre desde hace años, no solo en Tekoá. "Es un tema que preocupa a la comunidad, porque esta vez pudieron impedir el robo; pero el monte ya fue talado.

Los árboles fueron talados y el daño se hizo. En otras oportunidades los guaraníes utilizaron este monte talado para -al recuperar la madera- hacer algunos portones o muebles; pero el daño en el monte está hecho. Ellos jamás talarían estos árboles para hacer un portón, y cuando hay robos se ve la ausencia de Ecología que no está actuando como corresponde, ni la policía ni el intendente Dos Santos".
 
Atropello a la comunidad

El legislador recordó que el intendente renovador es maderero también. "Conoce el oficio, a la gente y el circuito de la madera y nunca hizo una intervención lo suficientemente fuerte como para que terminen los robos en esta comunidad. Que los mbya guaraní tengan que acamparse para impedir que les roben la madera, habla de fallas en la seguridad y en el control por parte de las autoridades. Recordemos que en Pozo Azul, a pocos metros de la comunidad, hay un destacamento del Ministerio de Ecología, y otro de la Policía. Entonces, que los mbya tengan que acamparse en medio de un camino para proteger su propia madera, significa que las instituciones no están funcionando como corresponde", disparó.

Ahora la comunidad espera que a través de la denuncia pública y del encuentro que tendrán este viernes 12 de febrero con la ministra de Derechos Humanos, hacer hincapié "en este atropello que sufre Tekoá para que se termine este tipo de robos, teniendo en cuenta que ellos tienen identificados a los sujetos que ingresan al predio de la aldea, a los camiones que usan para robar la madera, y lo que pedimos es que el intendente Dos Santos deje de mirar para otro lado y se ponga a trabajar en el tema para evitar que siga pasando", reclamó el diputado del PAyS.
Fuente:

Autor:




















BUSCADOR AVANZADO