Internacionales
03 de julio de 2020
Mongolia entra en cuarenenta y cierra parte de su frontera por muertes a causa de la peste bubónica
Las autoridades sanitarias ordenaron cerrar el límite con Rusia tras conocerse que dos personas murieron presuntamente de esa enfermedad tras comer marmota.
Mongolia ordenó la entrada en cuarentena de la ciudad de Tsetseg, en la provincia occidental de Khov, luego de que se detectaran dos muertes por peste bubónica, según informaron las autoridades sanitarias locales. El Gobierno de dicho país dio a conocer también que habrá cierre con la frontera con Rusia, para evitar un brote que salga del país.

La dependencias sanitarias de la zona declararon que se rastreó a las personas que hayan tenido contacto con los fallecidos; "En los dos casos confirmados, se identificaron 146 individuos de primer contacto y 504 de segundo contacto, y se recolectaron y analizaron 146 muestras de primer contacto".
 
Todo parece indicar que el contagio se pudo haber dado debido al consumo de carne de marmota; de hecho la enfermedad también es conocida en la región como "peste de la marmota".

No es la primera vez que Mongolia recurre a una medida similar en ese borde. Previamente cerró un cruce fronterizo clave con Rusia en mayo de 2019 bajo la sospecha de que pudo haber desempeñado un papel en un brote de la peste, dejando varados a varios turistas rusos. Un matrimonio había muerto después de comer carne de marmota en ese incidente.
 
Los expertos dicen que los descendientes directos de la misma peste bubónica que mató a 50 millones de personas en el siglo XIV todavía existen en la actualidad, matando a unas 2.000 personas al año. La caza y el consumo de carne de marmota está prohibida. Sin embargo, la población local se alimenta del roedor de manera frecuente pese a las advertencias sanitarias.
 
Qué es la peste bubónica?

La peste bubónica es una infección la cual afecta los ganglios linfáticos ubicados principalmente en ingles, axilas y cuello. La infección generalmente es producida por la picadura de una pulga infectada, que habitan en roedores.
 
Los síntomas van desde padecimientos similares a la gripa, malestar general, fiebre, inflamación de ganglios linfáticos, calambres musculares, gangrena, asfixia y vómito.
 
La infección puede pasar a la sangre y comenzar a infectar los pulmones, provocando la llamada peste neumónica.
Fuente:

Autor:




















BUSCADOR AVANZADO
Site Meter