Internacionales
PANDEMIA DE CORONAVIRUS
16 de junio de 2020
Un cardenal español afirmó: "Una vacuna se fabrica con fetos abortados"

Lo aseguró el arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares durante la misa por el Corpus Christi. Además, advirtió que “el demonio existe en plena pandemia” en alusión a las investigaciones.
El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, advirtió que “el diablo existe en plena pandemia” en su homilía con motivo de la misa del Corpus Christi, celebrada en la catedral de Valencia.
 
 
 
Haciéndose eco de algunas informaciones y bulos que circulan por las redes sociales y se expanden sobre todo por foros ultracatólicos, afirmó: “El diablo existe en plena pandemia, intentando llevar a cabo investigaciones para vacunas y para curaciones. Nos encontramos con la dolorosísima noticia de que una de las vacunas se fabrica a base de células de fetos abortados. Así de claro. Y eso es inhumano, eso es cruel, y ante eso no podemos alabarlo ni bendecirlo, todo lo contrario. Estamos a favor del hombre, no contra el hombre. Primero se le mata con el aborto y después se le manipula. ¡Ay bueno, qué bien! No. Tenemos una desgracia más, obra del diablo”.
 
 
 
Cañizares, representante del sector más conservador de la iglesia católica española, pidió también que la vuelta a la normalidad tras el estado de alarma “no sea como volver a antes de la pandemia, en absoluto, sino para recuperar lo que más necesitamos, el sentido de Dios que lo hemos perdido, el de la adoración, el de ser hermanos”.
 
 

La misa se celebró “ante autoridades municipales y en una catedral llena (al 50% permitido) y con feligreses a las puertas”, según señala la nota de prensa del arzobispado de Valencia.
 
 
El cardenal de Utiel, de 74 años, explicó que “la Iglesia es eucaristía, es amor, no es una ONG como a veces la presentamos desde la Iglesia, las obras de caridad no es una obra más, es la Iglesia misma, presencia de Dios amor, porque si no la convertimos en una ONG, la secularizamos, como los poderes de esta sociedad quieren que sea”. Y añadió: “No podemos permitir que se nos impida celebrar la eucaristía, que es el compromiso del que brota la caridad en favor de los pobres, de los necesitados, de los últimos y también de los desempleados”. “Tenemos ahí un grandísimo problema, el de los desempleados”, añadió.
 
 
 
Ante la polémica suscitada por sus palabras, el arzobispado ha emitido un comunicado en el que asegura que el cardenal aludió, sin citarlo, a un artículo de la revista científica Science que plantea dudas éticas sobre la utilización de embriones humanos en la búsqueda de una vacuna contra la covid-19. “Desde el inicio de la pandemia rezo para que se encuentre una vacuna que ayude a curar, e incluso a prevenir el COVID-19, como así lo he manifestado reiteradamente”, ha señalado el cardenal arzobispo.
 
 
 
Según el comunicado del Arzobispado, Cañizares “se expresó así ante las informaciones internacionales publicadas acerca de varias líneas de investigación que plantean problemas bioéticos en la producción y uso de vacunas contra la covid-19, en las que, según se afirma, se han utilizado para su fabricación células humanas de abortos, como señaló el pasado 12 de junio la revista Science en el artículo ‘Las vacunas que usan células fetales humanas, fuertemente criticadas".
 
 
 
“De las 130 líneas que se están desarrollando para obtener vacunas contra la covid-19, solamente en 6 se han utilizado células fetales humanas, por lo que sí que existen otras alternativas para la producción y uso de dichas vacunas”, añade la nota de prensa. Y concluye: “Según estas informaciones, las primeras vacunas que estarían disponibles para uso clínico serían las que precisamente se han desarrollado a partir de líneas celulares obtenidas de abortos provocados, por lo que el uso de estos seis proyectos de vacunas está suscitando una amplia polémica bioética”.
Fuente:

Autor:




















BUSCADOR AVANZADO